Hacer campañas de email marketing es una forma perfecta para mantener seguidores, clientes, comunicar y generar, en el mejor de los casos ventas.

Estamos hablando de una comunicación perfecta en la que incluso podemos acercarnos a que sea directa en la intimidad del buzón de cada uno de los suscriptores.

Por desgracia, a veces tienen poco impacto los objetivos de negocio por la poca relevancia que se le suele otorgar.

Para intentar revertir esta situación, es muy importante tener un buen diseño de correo electrónico para nuestras campañas de email marketing. El objetivo es muy claro, conseguir que cualquier lector desee leer el email. Como en cualquier ámbito del diseño web, una interfaz agradable puede llevar aumentar y disminuir la posibilidad  lectura.

Algunos consejos para optimizar nuestra campaña de marketing:

Experiencia de marca

Todos asociamos con unos valores o unos hechos concretos. ya sea en logotipo, combinación de colores de la empresa o el diseño del website. Al enviar el email lo que siempre debemos buscar es que los receptores no se sientan confundidos acerca de quién está enviando el email. Por ello es recomendable utilizar:

  • Los mismos colores corporativos
  • Tipografías empleadas habitualmente. Así como los colores.
  • Imágenes y logos.

El lector espera al abrir el correo electrónico sentirse en el mismo espacio que en el sitio web.

Si no seguimos este criterio, al abrir podemos pensar que es otra campaña o que sea correo no deseado.

Menos es más en el diseño

Con la expansión de los smartphones la navegación en la red se ha vuelto esencialmente móvil, y en el caso del email no es una excepción. Por lo que es muy importante diseñar pensando de forma responsive como hablábamos en el caso del diseño para móviles. Aquí la recomendación pasa por facilitar la lectura, hacerlo más útil y favorecer las opciones de conversión.

Para conseguirlo, no hay nada como disponer de titulares grandes y llamadas a la acción claras. La situación del CTA es importante. Darle visibilidad al inicio del email, antes, si es posible, que el usuario tenga que hacer scroll. La razón es sencilla, es donde pasa más tiempo y es visible a simple vista.

El tamaño de la fuente es importante que sea grande al menos de 16 píxeles, así como dejar aire en el diseño para que el texto gane protagonismo.

Qué es el Growth-driven design

Llevar a cabo un proyecto por cualquier agencia de diseño web puede acabar convirtiéndose en la peor de las pesadillas. En la mayoría de las ocasiones, el problema proviene de intentar buscar todo aquello que se necesita para lanzar el sitio web sabiendo que hasta dentro de unos años no hay previsto un nuevo rediseño.

Además, aunque se tenga en cuenta muchos aspectos, es normal darse cuenta de otros que no se han valorado una vez ya se ha lanzado el proyecto.

Es por esta razón que aparecen filosofías de diseño como el Growth-Driven Design basadas  en un crecimiento continuo del sitio web que se aleja del diseño web tradicional. No hay ningún inicio y final claro, si no siguiendo la filosofía lean startup busca una mejora continúa utilizando datos, reales de usuarios interactuando en el sitio web para ir añadiendo mejoras.

Si se añaden las posibilidades del conocido Inbound marketing se acaban convirtiendo una estrategia ganadora por la posibilidad de generación de ventas que se pueden llegar a producir.

Diseño tradicional versus Growth-driven design (GDD)

En el diseño web tradicional el proceso se suele parecer a:

  • Definir objetivos para el nuevo sitio web
  • Desarrollar hipótesis para poder alcanzar las metas
  • Desarrollar wireframes
  • Diseño de las pantallas del sitio web
  • Integrar los diseños en el gestor de contenidos
  • Lanzar el sitio web y normalmente olvidarte de él hasta el nuevo rediseño. Para el que suelen pasar entre 3 y 4 años habitualmente.

En el caso del GDD

El crecimiento se busca en el día a día, semana a semana, creando una interpelacion entre los equipos de marketing y ventas. el sitio web está pensado para ir creciendo de manera que las mejoras en continuas que permitan aumentar las conversiones y la posibilidad de adquirir nuevos leads para el negocio.

En el  Growth-driven design la idea por tanto pasa por:

  • Establecer las necesidades básicas para el nuevo diseño web
  • Se diseña y desarrolla esta nueva versión del sitio web con todo lo imprescindible. Hacer una versión, aunque completa, pero sin todas las funcionalidades.
  • Como ya  disponemos de un sitio web,  se está en un proceso de mejora continua, mejorando el diseño, y todo lo que lo conforman
  • Llamadas a la acción
  • Contenido
  • Gráficos

Todo con la gran ventaja que es a partir de datos reales de visitantes. Para conseguirlo podemos apoyarnos en herramientas de grabación de vídeo real de sesiones de usuarios como Hotjar o  mapas de calor, como los de Crazy Egg o en test A/B si tenemos visitas suficientes para poder valorar desde un punto de vista estadístico las acciones de los usuarios ante los nuevos cambios.

https://www.youtube.com/watch?v=hI5Dd6ZzuYc

El GDD es, en realidad, la forma en como cualquier proyecto de la era digital se debería estar realizando, Un momento en el que la velocidad y la personalización son aspectos fundamentales de la comunicación entre marcas y clientes.